Después de su renuncia en 9 de Julio, Giorgi habla de todo

Torneo Regional 09 de febrero de 2021
El ex DT del León rompe el silencio: su relación con jugadores y dirigentes, las derrotas ante la BH y Atlético Carcarañá, la última charla con Werlen y el equipo. Su renuncia y el dolor por no haber cumplido el objetivo.
Giorgi_gustavo
Sin filtro, Gustavo Giorgi responde todo tras su paso por 9 de Julio. (Foto: PaloyGol)

Después de la derrota 3-4 ante Atlético Carcarañá, Gustavo Giorgi tuvo una pequeña charla con los jugadores y con Marcelo Werlen para luego irse del estadio sin hacer declaraciones. Aquella salida de la cancha, sin pena ni gloria, iba a ser el último día de Giorgi como entrenador de 9 de Julio.

Dos semanas después de su renuncia, Paloygol.com.ar habló con el ex entrenador "juliense" para conocer sus sensaciones tras haber quedado eliminado del Regional Amateur 2021.

Primero preguntarte por tu estadía en 9 de Julio, desde que llegaste hasta que te fuiste. ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo fue tu relación con los dirigentes y con los jugadores? 

La estadía en 9 de julio ha sido siempre cómoda y tranquila, las condiciones de trabajo fueron siempre excelentes. Con los dirigentes he tenido un trato normal, no tan fluido, se han manejado siempre con respeto, lo mismo desde mi lugar. La mayoría de las situaciones que había que hablar generalmente tenían como intermediario a Marcelo (Werlen) que es la función que cumple en el club. Con los jugadores en general he tenido una buena relación, a muchos los conocía desde hace varios años, mi forma de entrenar y exigir siempre hace que algún jugador pueda en algún momento sentirse quizás con alguna de carga de presión, pero entiendo que también es parte de un proceso de conocimiento mutuo que lleva su tiempo.

En la previa junto a Ben Hur eran grandes candidatos por cómo se habían armado.

Siempre sostuve que 9 de julio no era el principal candidato por varias razones y que Ben Hur por tiempo de trabajo, plantel y jerarquía individual estaba un paso adelante. Sorprendió un poco Atlético Carcarañá al mostrarse como un equipo conformado por varios jugadores de jerarquía y con un buen funcionamiento. El presente de Ben Hur indica que depende de sí mismo para clasificar y eso ratifica un poco lo que sostuve desde el inicio. Un dato no menor a la hora de armar el plantel fue que la información que llegaba sobre el arranque del torneo nos daba 45 días previos a la competencia; en ese momento, era fines de noviembre. De un día para el otro se tuvieron que intentar reflotar algunas negociaciones, planificar la pretemporada y tratar que el día uno, esté la mayoría del plantel. Quizás estas variables hagan que nos hayamos apurado un poco en el armado del plantel pero los tiempos no nos daban tanto margen.

¿Trajiste los refuerzos que quisiste o pediste? ¿Te faltó alguno más?

En algunos puestos han llegado los nombres que se pidieron pero siempre dentro de un contexto y presupuesto económico dispuesto por el club. En otros puestos determinantes no hemos podido cerrar algunos jugadores que tenía en mente. Hicimos algunos cambios en la mitad de la pretemporada pensando en encontrar esa jerarquía buscada pero ya el club venía haciendo un gran esfuerzo con el armado de un plantel casi nuevo, que si bien el numero total de incorporaciones era alto, también hay que tener en cuenta que del plantel anterior habían quedado pocos jugadores y que, en ese periodo, también habían llegado muchos jugadores al club. Nunca partimos de una base de varios jugadores propios teniendo en cuenta la exigencia del torneo.

El equipo arrancó muy bien ante Ben Hur...

En el inicio de torneo versus Ben Hur creo que jugamos nuestro mejor partido. Nos estuvimos preparando y trabajando para ese debut con mucho tiempo de anticipación, llegamos muy enfocados y convencidos de lo que teníamos que hacer. Si bien jugamos buena parte del partido con un hombre menos, el rendimiento del equipo fue de un gran nivel, se dio un juego donde gran parte de las situaciones que se podían dar y las que se dieron, ya estaban asimiladas y entrenadas durante mucho tiempo.

 ¿Por qué después se desdibujó tanto ante Atlético Carcarañá en el segundo partido y con Ben Hur de visitante?

Ante Carcarañá tuvimos que hacer algunos cambios por necesidad, expulsión, y algunos tácticos, Maxi Zbrun había sido clave en el partido inicial para sostener desde atrás al equipo después de quedarnos con uno menos, era un puesto que conocía y podía darnos orden desde el fondo. Maciel no había podido entrenar con normalidad, sumado a que se había incorporado tarde a la pretemporada, entendíamos que no estaba al cien por ciento. La idea fue armar un medio con buena tenencia y evitar perder demasiado la pelota ante un equipo que manejaba muy bien las transiciones por las bandas, sumado a que contaban con jugadores en la mitad de buen manejo. Lamentablemente tuvimos unos primeros 20' de varias dudas y desconcentraciones que nos costaron el partido. No pudimos tener la pelota y ante cada perdida nos costaba achicar los espacios y retroceder; el segundo tiempo salimos con otra predisposición pero dos contras terminaron el partido.

En la revancha con Ben Hur arrancamos perdiendo desde el vestuario a partir de una situación ya sabida y evitable, ese gol nos hizo cambiar la idea y lo trabajado en la semana. Entendíamos que el rival estaba necesitado de anotar un gol y si podíamos sostener esos primeros 20', iban a empezar a aparecer los espacios para que nuestros volantes puedan incomodarlos. En ese primer tiempo nos costaron los primeros 25 minutos donde el rival fue superior, luego con el transcurrir de los minutos empezamos a manejar la pelota pero ya Ben Hur se hizo fuerte en los metros finales de su defensa y nos costó poder generar situaciones. En el segundo arrancamos bien y pudimos empatar, intentamos reordenar la mitad de la cancha con un volante más de recuperación y cuando mejor estábamos mejor, llega una jugada aislada y el penal, al final tuvimos la chance de empatar.

En casi todos los partidos les hicieron goles tempraneros, a los 2 y 3 minutos de iniciado el encuentro. ¿A qué atribuís esa falla? ¿Los condicionó en muchos partidos?

Es difícil de explicar 4 goles seguidos antes de los 10' de juego y claramente nos han condicionado para el resto del partido, ningún entrenador trabaja en la semana en función de arrancar perdiendo desde el vamos. Hicimos siempre mucho hincapié en los primeros 15' de cada juego; en jugar en campo rival, en presionar alto y en estar muy concentrados. Lamentablemente, salvo con Ben Hur en el inicio, nunca pudimos encontrar nuevamente esa seguridad y regularidad en nuestra área.

¿Qué te dolió más, perder con Carcarañá 4-0 o la revancha con Ben Hur?

En un torneo tan corto y con pocas posibilidades de recuperarse, todas las derrotas duelen. Con Carcarañá son esas derrotas que el resultado duele mucho pero donde quizás la mayor preocupación se enfoca en el rendimiento del equipo y todo lo que parece estar bien, luego genera dudas, es casi un volver a empezar. Creo que ese partido emocionalmente nos afectó para el resto del torneo.

Con Ben Hur duele por ser un clásico, porque la victoria o un empate nos hubiesen dado otro margen para los partidos que venían. Le habíamos ganado a ADIUR, llegamos con bien enfocados a ese partido y en 2' nos encuentra  otra vez en desventaja.

¿Qué evaluación haces, en general, del torneo que hizo 9 de Julio?

La evaluación que hago del desempeño del equipo en cuanto al rendimiento creo que en general ha sido lo que puede suceder normalmente cuando los equipos están en formación, hemos cometido los errores propios que se suceden en cualquier equipo en el inicio de los ciclos. El torneo no daba lugar y tiempo a poder encontrar funcionamiento rápido y eso lleva tiempo, hemos jugado 5 partidos  nunca la dupla central fue la misma por diferentes motivos por poner un ejemplo. En cuanto a los resultados está claro que no fue lo esperado, pero entiendo que el resultado generalmente es causalidad de las variable antes comentadas. Salvo Carcarañá de visitante, creo que siempre hemos sido un equipo que intentó plasmar una idea y ser competitivo.

Es muy común en el fútbol argentino que, cuando un equipo le va mal o no cumple el objetivo, se le apunte al DT como si fuera el único responsable ¿Qué opinás, es así?

De alguna manera los entrenadores somos los responsables del proyecto futbolístico y consecuentemente de sus resultados. Entiendo que son las reglas del juego y uno se embarca en cada desafío aceptando sus consecuencias. Desde el 10 de enero al 31 pasaron en 21 días, en ese lapso, pasas de ser buen estratega por el partido versus Ben Hur a ser responsable de todo lo malo que luego le sucedió al equipo. Cada dirigencia hace el análisis que quiere y puede, es una cuestión interna de cada club y no me corresponde a mi evaluarla u opinar.

Cuando terminó el partido con "Cremería" te reuniste con los jugadores y Marcelo Werlen y después te fuiste. ¿Qué les dijiste? Werlen dijo que iban a tener una reunión al día siguiente. ¿Se hizo la reunión? 

Al término de ese partido y también un poco por las formas, creo que la mejor decisión era dar un paso al costado. Habíamos hecho un esfuerzo grande para dar vuelta un partido que otra vez arrancábamos perdiendo desde el vestuario y que luego en dos situaciones aisladas pasamos a perderlo; en el medio podíamos haber anotado algún gol más. La charla con Marcelo (Werlen) previa al ingreso al vestuario fue de agradecimiento por la chance que me había dado pero se había ido una ilusión muy grande de parte de todos. Con los jugadores fue una charla de agradecimiento y predisposición al trabajo, nada que reprochar. No he tenido contacto luego de mi renuncia con ningún dirigente del club, desconozco si tuvieron alguna reunión, solo Marcelo Werlen se contactó conmigo para arreglar el tema económico referido a mi salida.

¿Porqué tomaste la determinación de renunciar y no dirigir el último partido?

La determinación estuvo basada en que sentía que para lo que me habían contratado, no había tenido el resultante esperado, más allá de que todos sabíamos que iba a ser muy difícil lograrlo. Marcelo (Werlen) en su momento me dijo que la idea era sostener un proyecto de varios años, que por eso me habían elegido y que si no era en este torneo, había que arrancar el ciclo y continuar. Entendí que iba a ser difícil sostenerme durante el resto del año, que los resultados siempre están por delante de la capacidad de un entrenador y que eso era lo que iba a primar a la hora de analizar mi ciclo. Fueron solo cinco partidos para un equipo casi nuevo; hubo mucho trabajo y dedicación, tratando de estar en cada detalle y seguramente cometiendo errores como suceden en todos los niveles. No fue una decisión basada en el momento, era algo que ya había analizado y que sentía que era lo mejor para mi y para el club si el resultado no era el esperado.

La competencia fue corta como decís... apenas 5 partidos ¿Te hubiera gustado que sea un proceso más largo, no tan atado al resultado de este torneo?

Sabíamos que el torneo iba a durar poco más de un mes y que no iba a haber margen de error, por mi forma de trabajar y más en un plantel totalmente nuevo. Sabía que el tiempo de trabajo termina siempre de afianzar una idea o funcionamiento, pero la realidad era la forma que ya estaba estipulada. Siempre es bueno que el torneo pueda darte más chances de  recuperación y competencia.

El presidente de 9 de Julio le dijo a PaloyGol que el club está preparado para jugar a otro nivel. Vos que estuviste adentro, ¿Cómo lo ves?

Concuerdo con lo que dice el presidente. 9 de julio está preparado al menos desde la estructura para jugar un nivel más arriba seguramente, eso en cuanto a lo que puedo opinar. Desde lo económico desconozco, no puedo opinar porque desconozco la situación del club en detalle para darte una opinión objetiva. Por lo que representa en la ciudad, por su historia, por sus hinchas, por su estadio, no tengo dudas que en algún momento va a pegar el salto deseado.

¿Cómo sigue tu futuro? ¿Tenés alguna propuesta?

Por ahora a recuperar tiempo con la familia, a vaciar un poco la cabeza porque uno tenía depositadas muchas ilusiones en este desafío al que me ha costado mucho llegar. Nadie me ha regalado nada para llegar a un club tan grande como 9 de julio y era un deseo que venía de años, son experiencias que a uno lo van forjando y enriqueciendo más allá de los resultados. Siempre digo que me ha tocado como entrenador ganar varios títulos hace algunos años y que hoy mirando hacia atrás, aquel  entrenador estaba mucho menos preparado que hoy y con menos experiencia. El fútbol tiene estas cuestiones, el mayor reconocimiento a tu  trabajo siempre sale del jugador y eso me reconforta en mi concepción de la profesión. El aprendizaje es continuo y el no éxito siempre está y estará más presente que el logro anhelado.

Te puede interesar