Bernabei, de Zenón Pereyra al fútbol profesional de Centroamérica

Entrevistas 17 de marzo de 2020
Imperdible entrevista con Nahuel Bernabei, el ex arquero de Zenón Pereyra que hoy es técnico de un equipo de República Dominicana. Habló de todo, nos contó su historia, por qué emigró y cómo ve a Zenón desde lejos, equipo al que quiere regresar para tener revancha. No tiene desperdicio.
bernabei
Nahuel Bernabei, hoy DT de Atlético Vega Real de la Liga de República Dominicana

Nahuel Bernabei, ex jugador de Zenón Pereyra FBC, hoy es el técnico de Atlético Vega Real, equipo que milita en la Liga de la República Dominicana. En una entrevista imperdible con Paloygol.com.ar, el ex arquero nos contó su historia, sus proyectos y sus sueños.

Cuánto hace que estás en Atlético Vega Real, y cómo llegaste ahí?

Esta es mi segunda temporada en el Atlético Vega Real. Llegué en el 2019. Acá en República Dominicana llevo 4 temporadas. Y de a poco con mucho trabajo fui haciendo un nombre, la verdad que llegué a un club donde uno tiene la total tranquilidad para trabajar y todo el apoyo de sus dirigentes que es lo más importante. Cuando confían en el proyecto, después también entendemos que esta profesión es por resultados y que son los que mandan

¿Cuándo comienza la competencia?

Este año la Liga comienza el 22 de este mes. Nosotros jugamos antes la Súpercopa Dominicana que la disputan los 4 mejores del torneo anterior. Accedimos por ser el segundo de la temporada regular, realizando la mejor temporada de la institución en su corta historia y quedando a un paso de clasificación a copa internacional. 

Hace ya unos años que estás dirigiendo equipos del exterior. ¿Cómo fue que comenzaste a dirigir afuera?

Empieza todo desde abajo, en 2014 me retiro en Zenón Pereyra FBC, para la temporada siguiente hacerme cargo del club. En una campaña con altibajos, en donde nos encontrábamos en una 4ª posición en la tabla, la comisión decide que no continúe en el cargo. Ahí fue cuando empujado por ese sentimiento de rencor y de revancha me propuse prepararme y llegar al plano profesional. Sabia que en Argentina es muy difícil para alguien que no jugó profesionalmente, así que decidí marchar a Perú, a la Academia Cantolao, en la formación y en la preparación personal mientras esperaba mi oportunidad. Pasé por clubes de 3ª categoría (Copa Perú), como Chalaca que sigue siendo amateur, consiguiendo un campeonato. Luego de estar un año en Perú me llegó la oportunidad de ser ayudante de campo del Entrenador Miguel Ángel Zahzu, en el Defensor La Bocana, en ese momento Primera División de Perú. Es un cambio muy drástico donde tenés que adaptarte muy rápido porque sino te quedas en el camino, y de salir de un pueblo de 1800 habitantes que quiero mucho y siempre vuelvo, me encontré enfrentando a rivales como Melgar, Sporting Cristal, Cesar Vallejos, entre otros.

¿Y después de eso?

En el 2017 Zahzu tiene la posibilidad de llegar a República Dominicana, al Atlántico FC , vuelvo a ser su ayudante de campo y tenemos la suerte y el privilegio de ganar la Liga Dominicana, enfrentándonos a las potencias como Cibao FC y Pantoja, ese equipo tenía un brillo increíble. En el el 2018 ante la ida de Zahzu, los dirigentes del Atléntico me ofrecen la posibilidad de ser el director técnico; quizás no era mi momento para estar al cargo de un equipo profesional pero era cumplir lo que me había propuesto, tuve la posibilidad de dirigir CFU (Pre Concachampions) y quedamos eliminados por un gol de diferencia enfrentando a equipos de Haití, Trinidad y Tobago y Jamaica, luego de un arranque de campeonato con altibajos, y con unos problemas internos en club. Ahí decido renunciar y volver a Argentina. Esa experiencia adquirida en el Atlántico me ayudó a reflexionar y replantear muchas cosas, y a los 6 meses de estar allá me llaman de Atlético Vega Real donde hoy en día continúo.

¿Cómo te fuiste adaptando a los distintos países?

La adaptación no es nada fácil, te perdés cumpleaños, fiestas familiares, ratos con amigos, y un montón de cosas, pero por otro lado está el privilegio de vivir de lo que a uno lo apasiona. Después el día a día es más llevadero, tenemos que adaptarnos a las costumbres y culturas del país que nos toca trabajar, ellos no se pueden adaptar a uno. Es como en todos lados, tienen sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas

¿Trabajas con argentinos?

Hoy en día en el equipo tenemos tres jugadores argentinos, Jonatan Corzo ex Sportivo Belgrano y 9 de Julio de Rafaela, Pablo Cofe que viene de Buenos Aires y Franco del Giglio, de Rosario.

¿Qué aprendiste en todo este tiempo que estuviste como DT en equipos del exterior?

Esto es un aprendizaje diario, y cuando te ponés a mirar para atrás, muchas cosas que hice como entrenador en su momento, no las haría ahora. A medida que pasa el tiempo vamos adquiriendo esa sabiduría, pero me pasa a mí como entrenador, al periodista, al médico, a todos en su ámbito, uno se vuelve más reflexivo, más sabio cuando va creciendo.

¿Que diferencias notaste del fútbol de esos países al fútbol argentino?

Culturalmente es muy diferente, sea en Perú o República Dominicana, quizás el permitirte una cena con amigos, o con la familia, o hacer un viaje; ven la derrota como parte del juego y no como algo de vida o muerte. También esa manera de ser y esa cultura nos llevo a nosotros a ser lo competitivo que somos y que en el mundo se hable del temperamento y de dar vueltas situaciones adversas que se nos presentan.

¿Seguís a Zenón Pereyra? ¿Cómo lo ves desde lo deportivo y lo institucional?

Claro que lo sigo, es un club del cual me dio más de lo que pude darle. Y donde sé que voy a regresar. Tengo mi deuda pendiente, ser campeón como entrenador. Después me da tristeza no ver a Zenón en el lugar que se merece, pero creo que es una consecuencia de lo que hacemos. Me tocó estar presente en la mejor época de la historia del club, yo vi otro Zenón, donde todo era alegría, donde el asado de los viernes no se suspendía, donde el jugador era lo más importante y teníamos nuestras diferencias, pero adentro todos queríamos que Zenón ganara. Hoy esa unión se perdió y por eso me da tristeza ver al club sin rumbo

¿Tu objetivo sigue siendo dirigir afuera o te gustaría volver a Argentina?

En esta carrera no decidimos donde queremos estar. El año pasado estaba dirigiendo las inferiores de Zenón Pereyra en el torneo de Ferro y al otro día estaba a 6000 kilómetos. Claro que me gustaría dirigir en mi país, pero es muy pronto, aquí en Centroamérica se están abriendo puertas, empieza a sonar el nombre de uno, entonces quiero seguir en el ruedo, tengo 33 años, y quiero estar unos años más afuera, nutrirme de experiencias y así el día de mañana poder dirigir en Argentina.

Te puede interesar