Reválida: el antes, durante y después en la mirada del "Ruso" Bonetti

Entrevistas 11 de junio de 2020
Fue el único jugador expulsado de aquel histórico partido, sin embargo no guarda rencores. En una charla imperdible con PaloyGol recuerda el clásico con mucho orgullo, reconoce a los rivales y le pide disculpas a los hinchas del "9" por aquella roja. Un caballero con todas las letras.
WhatsApp Image 2020-06-09 at 09.47.23
"El Ruso" defendiendo los colores de "El León".

Pasaron 28 años de aquel clásico, que enfrentó en una reválida a Atlético de Rafaela y 9 de Julio, transformando ese encuentro en un mito de la historia futbolera local. Su trascendencia hizo que se contarán mil historias, sin embargo y, a pesar de los años, esos 90 minutos aún tienen tela para cortar.

Paloygol.com.ar charló con Néstor "Ruso" Bonetti, central "Juliense", pieza fundamental del andamiaje defensivo de aquel 9 de Julio cuya expulsión, en el primer tiempo de la reválida, fue decisiva para el encuentro. Esa "injusticia", como la define el Ruso,  le dejó un sabor amargo sobre el que, sin embargo, no guarda rencores.

Se cumplieron 28 años… ¿Qué sensaciones se te vienen a la cabeza como parte de ese histórico encuentro?

A priori, la primera sensación que tengo es muy linda por haber podido formar parte de esa fiesta que fue histórica a nivel local y nivel provincial. No se si en algún lugar se había dado jugar un partido tan trascendental y con el clásico rival, y en una ciudad relativamente chica como era Rafaela, donde prácticamente se conocían todos. Fue un partido espectacular, con mucha convocatoria, fue realmente una fiesta.

¿Qué recordás de las semanas previas a ese partido? 

Típico de un partido trascendental, vos salías a la calle y se respiraba un ambiente futbolísitico terrible. Un clásico de mucha relevancia. Parabas en cualquier lado y los hinchas propios o rivales te preguntaban por el partido. Recuerdo que íbamos a entrenar y te gritaban cosas, algunos puteaban y otros alentaban. Fue algo muy lindo todo lo previo, estar concentrados en eso, fue una semana donde estuvimos totalmente abocados a ese partido. Una adrenalina inolvidable, son cosas que realmente tenés que vivirlas, uno las puede contar pero hay que estar ahí para saber lo que realmente se siente.

A nosotros nos perjudicó un poco porque veníamos de una inactividad, habíamos quedado afuera del Regional. No recuerdo bien pero no pudimos jugar con los refuerzos del Regional, sólo nos permitieron jugar con los jugadores que estaban en la Liga, porque habíamos sido Campeones y eso nos posibilitó jugar la reválida.

¿Era muy difícil para el “9” poder ganar la serie, no? Tenían que ganar los dos partidos.

Sí, obviamente que era muy difícil, pero no imposible. Nosotros nos sentíamos preparados para lograr el objetivo De los dos partidos teníamos que ganar uno, o empatando los dos y había un tercer partido, no recuerdo. Sabíamos que era difícil, que ellos eran un equipo de otro nivel, que venía de competir en el Nacional B con otro ritmo y los jugadores con otra preparación. Más allá de la mala campaña que venía haciendo, sabíamos que era muy difícil. Pero nosotros estábamos totalmente convencidos o preparados que podíamos sacar un buen resultado para después jugar en nuestra cancha.

¿Cómo habían llegado al encuentro? 

Llegamos bien desde lo físico, y bien psicológicamente. Habíamos trabajado mucho y miramos videos de cómo jugaba Atlético. Además los conocíamos, recuerdo que íbamos a ver los partidos de Atlético, los últimos cuatro partidos que había jugado yo los fui a ver a todos. Uno siempre trabaja para ganar y estábamos convencidos de que podíamos hacerlo, pero es fútbol. Se terminó el partido, perdimos, pero siempre con la tranquilidad de haber dejado todo en la cancha.

¿Qué recordás del partido en sí?

Sabíamos que ellos iban a tomar el protagonismo, la mochila la tenían ellos. Iba a ser muy humillante que un equipo de Liga les ganara o les maneje los tiempos. Recuerdo que salieron a atacar, y en una cancha chica como la de ellos no podíamos descuidarnos porque en un saque de arco se podía generar una situación de gol. El partido se había dado como lo habíamos planificado, ellos tuvieron la iniciativa y el control del balón pero sin generar demasiado peligro, al menos hasta que me expulsaron a mí.

¿Cómo fue tu expulsión?

Me quedó esa sensación de impotencia por la expulsión, creo que fue muy injusta. Fue una pelota que tiran al fondo, yo le gano la posición a Mario Vera y levanto los brazos. En ningún momento impactó en la cara. le gano bien, por instinto levanto el brazo. Él se tira, justo era donde estaba la gente de Atlético y obviamente que metieron una presión terrible. El árbitro no dudó y me expulsó. No con esto me quiero sacar la responsabilidad de arriba, después de eso y al quedar con diez se hizo todo cuesta arriba.

¿Cómo viste la jugada del gol de Pucheta?

No tengo una imagen clara del gol. Sé que había capturado un rebote en el área y como todo goleador sacó un zapatazo que pasó entre un par de piernas y lamentablemente fue gol.

¿Después del gol pudieron reaccionar o lo sintieron demasiado?

No tengo en mente a cuantos minutos fue el gol, sí recuerdo que a los 30' me expulsaron a mí. Entonces todo lo que uno planificó cambia en un segundo, hay que volver a remarla con un gol en contra y con diez hombres. Se hizo todo muy cuesta arriba y muy difícil. Con el correr de los minutos el "9" fue arriesgando y cada contragolpe de Atlético era muy peligroso.

¿Tenés alguna anécdota de algo que haya pasado dentro de la cancha?

Fue todo muy correcto. Por supuesto que se metió mucho y fue muy trabado, típico de un clásico. A lo mejor para la gente fue un partido feo, pero no hubo nada en particular. Había jugadores que yo los conocía como Gustavo Tognarelli con quien tuve la posibilidad de compartir el plantel de Unión de Santa Fe en 1988 y 1989. Con Víctor Grillo también tenía relación porque estuvimos juntos en las inferiores de Unión. Y después siempre te cruzabas con algún jugador, más allá que adentro de la cancha no hay amigos, siempre hubo una relación afuera. Por supuesto con la mente puesta en el objetivo que era ganar y dejar todo adentro de la cancha y dejar la vida en cada pelota. Yo jugaba, metía y hacia mi trabajo como siempre. Ese día no tuve ningún cruce con nadie, obviamente que por ahí te buscaban un poco, pero no pasó nada.

¿Si tuvieras que volver a jugar el partido, qué cambiarías?

Es todo muy relativo. Con el diario del lunes es mucho más fácil. Nosotros teníamos que planear el partido en base a los jugadores que teníamos, pero como te dije antes, es muy difícil cuando te quedás a los 30 minutos con un hombre menos. Salir a levantar un partido con un gol abajo, y más con la jerarquía que tenían los jugadores de Atlético, que más allá de no tener un buen torneo en el Nacional B, algunos eran muy desequilibrantes. En la medida que el "9" salió a buscar el partido, ellos tuvieron muchas situaciones claras. De todas maneras sigo sosteniendo que hasta los 30 o 40 minutos del primer tiempo, habían llegado pero sin situaciones claras de gol. Sólo les quedó el rebote que pasó entre las piernas, y que tampoco fue una jugada muy clara.

¿Hoy, después de 28 años, que le dirías al hincha del “9” de aquel histórico clásico?

Simplemente agradecerles. Siempre sentí el apoyo incondicional del hincha del "9". Tuve la suerte de vestir la casaca durante 10 años y siempre me trataron muy bien. En ese tiempo era muy difícil en cualquier club subsistir tantos años. Recuerdo que los últimos años arreglaba por la hinchada que me pedía que me quede, y ellos iban a hablar con los dirigentes porque me querían. Por ahí tengo que pedirles disculpas por el partido de la reválida, pero yo lo sentía de esa manera, iba a todas como si fuera la última pelota. Siempre tuve ese sentido de pertenencia en cada club que estuve.

Con el "9" hicimos buenas campañas en varios torneos, salí varias veces Campeón en la Liga, estuvimos muy cerca de ascender al Nacional B, al menos en los primeros tres años que estuve, después se dio la posibilidad de la reválida. Recuerdo que me había ido dos años a Mendoza y cuando regresé logré el primer ascenso del "9", algo que fue una satisfacción muy grande quedar en la historia del club. No tengo más que palabras de agradecimiento. Ojalá siga creciendo y cumpla el objetivo de llegar a la B Nacional. Tiene todo, es un barrio grande, una infraestructura interesante, no tengo dudas que lo va a lograr, están haciendo bien las cosas y va a caer por decantación

Te puede interesar