Amistoso: Argentina igualó sin goles ante Chile

Mundo 06 de septiembre de 2019 Por
La Argentina tuvo un buen ensayo futbolístico. A pesar del 0-0, el equipo de Scaloni fue más que Chile, tuvo movilidad, dinámica y situaciones para ganarlo. El próximo martes, la selección enfrentará a México
JgZuB9arY_1200x0__1
A pesar del 0-0, la selección mostró buenos indicios en su funcionamiento colectivo

Desafío de Selección: Scaloni intenta que, si no está Messi, que Messi sea el equipo. Y, en todo caso, que cuando el capitán vuelva se adapte a esa construcción colectiva de sí mismo. La suspensión del capitán expira antes de la fecha FIFA de noviembre. El Lionel que sí arma el equipo, entonces, tiene tiempo -180 minutos más, ante México y Alemania; habría un tercer amistoso, aún no confirmado- para ratificar el plan de juego que modeló en la Copa América con Leo y Agüero (sin pretemporada, prefirieron no arriesgarlo) y que anoche desarrolló con cierta continuidad. Evaluando apellidos que aspiran a largo plazo a estar en el álbum de figuritas de Qatar 2022 y dándoles continuidad, además, a los que ya son parte de la guardia contemporánea: De Paul, Paredes, Lo Celso, Tagliafico, Lautaro Martínez.

El factor contraste con el rival -Chile no fue un equipo sólido: faltaron referentes como Medel, Jara y Vidal; aún así Pinares estrelló un tiro en el travesaño tras una desatención defensiva argenta- ayudó a evidenciar que existe una continuidad en la proyección futbolística de Scaloni. Un equipo estándar sin decisión -salvo Charles Aránguiz, que entró picante- y poco peso en ataque volvió a Argentina un equipo todavía más peligroso, por momentos incisivo al presionar. Que encontró en Paredes a un 5 que anticipó y quitó, a Martínez Quarta como una salida sin resignar garantías de marca, a Lo Celso un buen asistidor y a Dybala como ese Messi que no es Messi pero que intenta jugar dé: rápido, buscando el espacio, asociándose para romper o sorprender con remates desde afuera, no todos precisos.

Acercaron a la Selección al gol las combinaciones que tanto busca Scaloni. Se dieron, sobre todo en el primer tiempo. Entre Tagliafico y Correa, por ejemplo, post inicio de jugada con caño de Lo Celso, ataque que terminó con un rebote defensivo que diluyó todo. Posteriormente también hubo encuentro entre Lucas MQ (trazó un pase frontal de los que ama Gallardo), De Paul y Montiel, que se cerró con un remate de revés del propio Gio que casi se cuela pegado al primer palo. Lo que ocurrió en el segundo tiempo fue producto de la lógica: los cambios le quitaron sincronización al juego. Pero así todo, Alario pinchó una pelota para Lautaro, que punteó y casi convierte, pero... Siempre hubo un pero. Ese que Scaloni deberá eliminar del vocabulario futbolero. Su plan de elaboración colectiva, sobre todo para maquillar la ausencia de Messi, surtió parcialmente efecto. Pero sin goles...

Te puede interesar