Hace 10 años Peñarol empezaba a escribir la historia del Tricampeonato

Entrevistas 19 de junio de 2020
El 20 de junio de 2010 el equipo de Villa Rosas empataba con Quilmes y se consagraba Campeón del Apertura, el primero de los tres campeonatos que ganó ese año. PaloyGol habló con "Pato" Ferrero pero recordar ese año histórico para Peñarol.
Peñarol 2010
Peñarol en el 2010 fue una máquina de ganar

Hace 10 años el equipo de Peñarol lograba lo que pocos equipos pudieron, ganar tres campeonatos en un año. Los de Villa Rosas sacan pecho con el "Tricampeonato" y lo aseguran como único en la historia de la Liga. El 20 de junio del año 2010, y tras empatar 0-0 con con Quilmes, la "V Azulada" gritaba el primer título de ese año histórico.

Paloygol.com.ar habló con Patricio Ferrero para repasar lo que fueron los tres campeonatos obtenidos. El delantero ese año además de entrar en la historia grande del club, colgaba los botines y le decía adios al club de sis amores.

Se cumplen 10 años de aquel primer torneo que ganaron en el 2010. ¿Qué sensaciones se te vienen a la cabeza?

Lo que recuerdo es que se vivió con mucha expectativa la semana previa al partido con Quilmes. Nosotros veníamos con algunos expulsados y lesionados y habíamos llegado con lo justo. Necesitábamos solamente un punto y por suerte se dio. Es lo que uno soñó desde chico, jugar en la Primera del club que sos hincha y salir Campeón. En mi caso, y en el de muchos de los chicos que jugaban en club y habían salido de las inferiores de Peña, la verdad que fue una alegría enorme. Recuerdo que festejamos mucho ese día y en toda la semana, todos los días las prácticas eran una fiesta.

Con Quilmes fue un partido muy especial: el clásico y en otra cancha ¿Adentro fue muy peleado?

Nosotros queríamos jugar en barrio Italia, es nuestro clásico rival y queríamos dar la vuelta en esa cancha. No se dio y jugamos en el "9", en la cancha donde habíamos perdido los dos partidos que habíamos jugado ahí. El partido en sí fue bastante malo, muy trabado y peleado, no fue para nada vistoso, al contrario. Ellos no querían que salgamos campeones por razones obvias y a nosotros nos alcanzaba con un solo punto así que nos aferramos al empate sobre todo en los minutos finales, donde crecieron las figuras del "Zurdo" Monteporsi, el "Flaco" García y el "Huevo" Olivero que tapó pelotas decisivas. Nosotros cada vez defendíamos más atrás porque nos aferrábamos a ese punto que nos daba el campeonato.

Hubo mucha polémica por la invasión de los hinchas antes del final del partido

Recuerdo que ya estaba el tiempo cumplido, faltaban algunos minutos del tiempo adicional. Sinceramente hubo una confusión, pareció que Silvio Ruiz lo había terminado y un hincha entró a la cancha. Lo quisimos frenar, y cuando uno se frenó ya el hincha te quiso sacar la camiseta, después entró el segundo y ya no los paraste más. La gente de seguridad cuando vio que todo se estaba desbordando abrió el portón y ya estaban todos adentro, y nosotros no teníamos más ropa, no teníamos más nada. El partido se terminó ahí, uno siempre quiere terminar de otra forma, pero se dio así. Nosotros lo festejamos mucho y no nos importó demasiado este tema.

Después de ganar el Apertura se vinieron las finales con Libertad, partidos para el infarto. ¿Qué recordas de esos encuentros?

Los dos partidos con Libertad se dieron en un momento donde nosotros nos habíamos relajado. Todo lo que fue el Clausura nosotros lo usamos para recuperarnos de las lesiones y del trajín del Apertura que había dejado secuelas. Teníamos las dos finales y el partido de Quilmes que era la última fecha y para nosotros siempre fue especial. Había que decidir si jugar o no con todo lo que teníamos contra Quilmes el domingo, porque después estaba la primera final el miércoles. Decidimos jugar con todos los jugadores que estaban disponible, "Tatunga" (Alessio) que era el DT puso lo mejor en el clásico y tuvimos la suerte de ganarlo 3-1 en nuestra cancha. Después el miércoles fuimos a Sunchales medios cansados, no estábamos al 100%. Fue un partido durísimo, Libertad tenía todos chicos que estaban practicando con el plantel superior y futbolísticamente jugaban bien. Allá perdimos 3-2 en un partido muy parejo donde teníamos el empate hasta el final y sobre la hora en un centro nos convierten el tercer gol, se nos escapó el punto.

¿Y en Rafaela?

Para la revancha nos podíamos preparar de otra forma porque teníamos una semana de descanso. En Villa Rosas la diferencia fue clara, en el primer tiempo jugamos muy bien y los pusimos en un arco y erramos bastante situaciones. En el segundo tiempo convertimos de entrada y manejamos la pelota hasta faltando 10 minutos que nos empatan, en lo que creo que fue la única llegada que tuvo Libertad en toda la noche. A partir de ahí fue un aluvión, fuimos con todo, ya anteriormente habíamos tenido situaciones porque con un gol más eramos campeones, y después del empate necesitábamos convertir para ir a los penales. La verdad que Raminelli (arquero de Libertad) fue la figura de esa noche hasta antes de los penales, tapó todo, hasta el minuto 93 que lo empatamos. En la definición por penales no arrancamos bien porque el "Brujo" erró, que era nuestra carta principal. Por suerte Libertad no tuvo una buena noche, nosotros no erramos más y ellos fallaron 3, posiblemente por estar tocados por la definición del partido que ellos ya se sentían Campeones y sobre la hora le empatamos. Para mí fue una noche mágica y para los que estuvieron en la cancha también

Contanos cómo viste aquel gol histórico del Brujo Villalba en el minuto 93 y que les permitió ir a los penales

Fue una especie de película, era la última situación de la noche, vino el centro de la derecha, saltó el Brujo "Villalba" y la puso contra el palo. Yo justo estaba al lado del palo, cuando vi que entró fue una alegría impresionante. La cancha estaba llena, hay imágenes, y cada vez que uno lo cuenta o lo ve, se da cuenta que hay más gente que quizás en toda la historia anterior del club. Se hablaba de 2000 o 3000 personas, sin embargo algunos te dicen que había más de 5000. En las imágenes se ve que había filas de 3 o de 4 personas contra el tejido, con las tribunas repletas. Era impresionante.

Y por último les tocó jugar las finales con Brown, otra serie muy difícil, ¿no?

Con San Vicente se había generado una rivalidad durante el año, ellos tenían un buen equipo y se hicieron partidos picantes en el campeonato. En la primer final se generó una rivalidad por unos festejos excesivos que hubo en los vestuarios lo que a nosotros no generó un incentivo para jugar la vuelta en Peñarol. Había sido un partido muy parejo donde nosotros si ganábamos éramos campeones, y estuvimos muy cerca porque íbamos 1-1 hasta el final que terminamos perdiendo 2-1. Igualmente teníamos mucha confianza que en nuestra cancha íbamos a ganar, que era lo que necesitábamos, ganar un partido de los dos. En Villa Rosas de entrada entramos mejor y se notaba que estábamos más tranquilos que ellos. Generamos muchas situaciones y vino el gol de "Tanano" (Andrada) en el primer tiempo lo que hizo tranqulizarnos a nosotros y a la gente. En el segundo tiempo enseguida pudimos aumentar y ya la gente que estaba acostumbrada al festejo esperó hasta el final. Festejamos mucho y quedamos en la historia del club y de la Liga por ser el único equipo de la Liga que ganó 3 finales en un año en el Grupo UNO.

En ese 2010 lograron que lograron el tricampeonato…¿antes de iniciar el torneo pensaban que iban a ganar tanto?

No teníamos la expectativa de ganar tanto, sí queríamos salir Campeones, eso estaba de arranque y era uno de los objetivos. Después se fue dando y logramos el tricampeonato. El equipo jugaba bien cuando había que hacerlo, metía cuando había que meter y defender cuando era necesario. Era un equipo ganador de finales, porque a lo mejor no se venía jugando bien antes del partido con Libertad y en los últimos 3 partidos, ante Quilmes y Libertad, el equipo cambió totalmente y volvió a ser el Campeón del Apertura, que después lo demostró con San Vicente. Teníamos jugadores que sabían que había que ganar, y ganaban. Eramos un grupo muy buenas personas, muy unidos y todavía ahora tenemos relación entre nosotros.

Fue tu último partido en Peñarol… ¿qué recuerdos te dejó como futbolista el club?

Antes del partido con Brown de San Vicente yo sabía que no iba a jugar más, y la verdad que fue una alegría enorme y algo muy especial. Los recuerdos que tengo son todos lindos, desde que jugaba en Inferiores hasta que terminé jugando en Primera. Siempre seguí ligado al club, soy hincha y además hoy en día soy dirigente. El club va a estar siempre conmigo, tengo a mis hijos que van al club, uno juega, mi nena hace runnig y el más chico va a todas las prácticas así que seguramente será futbolista. Voy a seguir ligado al club de por vida y eso me pone muy contento

Te puede interesar