Ya es una Leyenda: Diego Maradona fue sepultado en una ceremonia íntima

Selección Argentina 26 de noviembre de 2020
Después de algunos disturbios frente a la Casa de Gobierno y en los alrededores de la Plaza de Mayo se suspendió el velorio que iba a llegar hasta las 19 horas. El adiós final fue en el cementerio privado de Bella Vista.
entierro-diego-maradona
Maradona ya es celestial. Los restos del Diez descansan en el Cementerio Jardón de Bella Vista (Foto: Clarin)

Después de una jornada de profunda tristeza e innumerables homenajes y manifestaciones de amor, la gentes desbordó la Casa Rosada y se generaron algunos incidentes que hicieron que los familiares presionaran para dar por finalizado el velorio antes de las 16 horas.

No fue lo que Diego hubiera querido, de eso estamos seguro. EL Diez hubiera preferido seguir dando alegría a los miles y miles de argentinos que se quedaron con las ganas de manifestarle el ultimo aplauso o darle el último adiós. La familia no estuvo de acuerdo.

Su cuerpo fue sepultado en el cementerio privado Jardín de Bella Vista y ese último adiós se lo dieron sus allegados y amigos en una ceremonia íntima.

El féretro fue llevado hasta su morada final por dos de las hijas del ídolo, Dalma y Jana; su hermano Lalo; su sobrino Daniel López Maradona y su ex representante Guillermo Coppola. Entre otros integrantes de su círculo más cercano, también lo acompañaron Gianinna y Claudia Villafañe, a quien se la vio abrazar a una de las hermanas del Diez.

La despedida terminó de noche, bajo un gazebo y con iluminación artificial. La tumba de Maradona está junto a las de sus padres, Doña Tota y Don Diego, sepultados en el mismo cementerio en 2011 y 2015 respectivamente.

Con un operativo de seguridad desbordado, cerca de las 17 fuentes ligadas a la Presidencia confirmaron que el velatorio en Casa Rosada había finalizado abruptamente por los incidentes y media hora más tarde el cuerpo del Diez comenzó su último viaje.

Durante el trayecto de unos 40 kilómetros que realizó el cortejo, hubo fanáticos que corrieron a la par del coche fúnebre. Gritaban, lloraban. Una multitud aplaudió a su paso por la Autopista 25 de Mayo y muchos arrojaron papelitos, como si pisara de vuelta el césped de un estadio de fútbol.

HASTA SIEMPRE DIEGO. YA SOS LEYENDA

Te puede interesar