Alberto Aimar: "Desde el ascenso, el club se hizo un nombre en la región"

Primera B 31 de julio de 2020 Por Martín Pedrola
A 12 años de comenzar a participar y lograr el ascenso a la máxima categorìa de la Liga Rafaelina, el por entonces DT de La Hidráulica de Frontera, Alberto Aimar, charló con PaloyGol y recordó las sensaciones de una epopeya vivida hace más de una década junto a la institución "rojinegra".
WhatsApp Image 2020-07-30 at 11.27.34
Alberto Aimar, un DT que dejó su huella imborrable en el fútbol de Frontera

Un club que comenzó como un grupo de amigos, jugando torneos comerciales e industriales en la localidad de Frontera (Santa Fe) y que prácticamente de la noche a la mañana pasó a formar parte del selecto grupo de clubes de Liga Rafaelina de fútbol. Lo que en la zona se podría conocer con el famoso dicho: "codearse con los grandes".

Hace 12 años, de la mano de Alberto Aimar, "La H" logró su plaza para jugar en el por entonces denominado Grupo UNO de Liga Rafaelina (hoy Primera A) en lo que era su primera participación en el fútbol liguista, y el propio entrenador cordobés nos recuerda aquella inolvidable experiencia, en un mano a mano tremendo con PaloyGol.com.ar

Este año se cumplen 12 años del debut de la Hidráulica tambien del ascenso a Primera en noviembre ¿Cómo lo lograron?

Yo considero que había un grupo de personas con muchas ganas y mucho entusiasmo, sumado al apoyo de mucha gente, me refiero a  empresas, gente de la ciudad de Frontera y San Francisco que aportaron y obviamente el Municipio también hizo lo suyo para que esto se diera. Nunca se pensó, no se trabajaba en pos de un ascenso tan inmediato. Pero yo siempre decía que todo lo que se lograra, más allá de lo mejor, sería por añadiduras. Nosotros queríamos hacer un buen papel, pero no lograr un ascenso de forma tan rápida, que gracias a Dios se dio pero no lo buscamos, la idea nuestra era humildemente participar y hacer quedar bien a la ciudad.

¿Cómo se gestó ese equipo? 

Estuve trabajando unos cuantos años con el equipo. Primero en una Liga comercial y luego aquí en San Francisco vuelve la Liga amateur con tremendos equipos. Digo tremendos porque participaban equipos con muy buenos jugadores. Ya ahí se fue gestando el equipo. En esa Liga, gracias a la dedicación y el esfuerzo de los chicos, logramos el tricampeonato, ganamos los tres torneos. Ese fue el puntapié inicial para decir que estábamos para algo un poco más serio. Lo cual creo que lo entendieron todos. Le propuse a la comisión de aquel momento entrar en la Liga Rafaelina de Fútbol porque teníamos con qué competir. Futbolísticamente estábamos muy bien y teníamos un acompañamiento y mucha gente alrededor que se preocupaba muchísimo. Eso fue muy bueno, decidieron avanzar y fue importante.

¿Se esperaban obtener resultados tan rápido?

No, nosotros queríamos participar con toda la humildad que teníamos arriba. Siempre pregonaba ese tipo de cosas, decirle a los chicos que tengan la humildad suficiente para encarar esto, que era muy serio, trabajar con un equipo en la Liga Rafaelina, cosa que ellos lo aceptaron y se nos fueron dando los resultados y se trabajó con mucha responsabilidad. Los jugadores fueron los artífices principales de haber logrado esto porque prácticamente eran profesionales de la forma que entrenaban. Se entrenaba con seriedad y. claro que tal vez tuvimos un poco de suerte, porque se dieron algunos resultados que nos favorecieron.

¿Recordás cómo lo vivió la ciudad de frontera? 

La ciudad de Frontera lo vivió a full. Recuerdo muchas imágenes de gente que nos acompañaba y fue tremendo. Viajaban a ver La Hidráulica, en cualquier cosa, motos, camiones, era algo realmente inédito ver cómo se vivió eso. Teníamos también el acompañamiento de parte de la ciudad de San Francisco, porque había muchos chicos de San Francisco. Fue increíble, una cosa inesperada pero ansiada, con una alegría enorme de toda la gente de Frontera. Nadie lo pensaba en ese momento y todo el cuerpo técnico, dirigentes y jugadores que se lo merecían.

El ascenso, también significó un impulso para el club que desde allí no paró de crecer y se hizo un nombre en la región...

Sí, considero que ese ascenso fue un puntapié muy importante para el club porque obviamente era mayor la responsabilidad de estar jugando el Grupo Uno, con tremendos equipos de la Liga Rafaelina, con grandes jugadores. Logramos también hacer un buen papel, pero seguramente que empezaron a tenerlo en cuenta al club por los logros obtenidos. La Hidráulica no existía en la Liga, en Rafaela nadie lo conocía. Era un equipo que participaba en la Liga de Frontera -una liga amateur. Pero fue creciendo a la par de los resultados y después siguió su marcha, por más que descendió,  logró campeonatos, por eso lo tienen como un club más de la liga y le dan la importancia que se merece.

¿12 años después como ves al club?

En realidad no voy mucho al club, pero creo que ha crecido en la faz institucional, han hecho muchas obras, están luchando, está muy difícil la situación, pero hay gente nueva. Antes de la pandemia se pensaba seguir trabajando y continuar en la Liga. Yo creo que, deben trabajar con gente formada, en divisiones menores, enrocarse a crecer en las divisiones menores, porque en la zona hay muchos buenos jugadores. Es un tema extenso, pero yo considero que las divisiones menores son el futuro de un club yes importante que hayan técnicos recibidos, porque hay muchos chicos que cuando puedan pegar el salto a primera, estén en condiciones de hacerlo. Yo sé que hay chicos con mucha calidad y condiciones y ésto hay que trabajarlo.

Volviendo a lo institucional, le agregaron otras disciplinas y eso está muy bueno. Fútbol femenino, hockey, pero insisto en que el desafío es proyectar las divisiones menores. 

¿Te gustaría volver a dirigir La Hidráulica?

Si, ¿porqué no? Es un sentimiento que uno tiene. Yo quiero al club, he vivido muchas cosas lindas, con mucha gente. Se han vivido cosas importantes y si estarían dadas las condiciones, porqué no volver? Sería lindo, apostar a algo, hoy por hoy se podría dar. Claro que hay gente que está trabajando, pero el club tira y si podría darle una mano de la mejor manera posible, estar inserto otra vez en el club dirigiendo claro que sería algo lindo.

a1703da3-9bfd-4612-b1d5-55f80211e38b
Pérez y Saavedra festejan en cancha de Quilmes. El primero fue el principal artillero, el segundo y el cerebro del equipo que ascendió en 2008.

El ascenso en noviembre

En abril debutò en la Liga y ese mismo 2008 logró coronarse como el mejor del Grupo B. Casi sin pensarlo, se adjudicó el ascenso y en muy poco tiempo se pudo codear con los grandes de la liga, consiguiendo el pase al Grupo UNO. Por primera vez en la historia de la Liga un equipo de Frontera iba a jugar en la máxima categoría.

Casi 1000 almas festejaron el logro de un equipo que cambió la historia de una ciudad. Con goles de Andrés Saavedra y Mauricio Sosa ganó por el mismo resultado que había obtenido en el partido de ida, en Vila.
Como ganó los dos torneos del año, no hizo falta otra final. Un equipazo que no perdió nunca en su cancha y dio muestras de que, jugando en Primera sería un duro escollo para los grandes de la liga.

c4b97595-c5d8-48a9-b615-6d4fc35846dd
El plantel de primera a puro festejo, siempre acompañados por gran cantidad de gente.

LA H
El equipo que dirigió Aimar en 2006 cuando inició el proceso que lo llevaría a la máxima categoría de la Liga Rafaelina. En ese equipo, ya estaban Brac y Piombo, dos jugadores que serían parte del equipo del ascenso.

Te puede interesar